El camino de Fox hacia Los Pinos
Rafael Abascal y Macías
El Financiero
03 de diciembre del 2000

 

El despertar del siglo XXI para México ha sido de profundos cambios, y al igual que los dos anteriores, en 1810 se consumó su independencia de la corona española y de 1910-17 la primera revolución social del convulsionado siglo XX. La llegada de Vicente Fox a Los Pinos rompe con una cadena de 12 elecciones presidenciales ganadas por el PRI, mediante un sistema de poder hegemónico en la Presidencia de la República que se extendió por 71 años.
El cómo se llegaba al poder dentro de las etapas del PRI resultaría simplemente anecdótico o un simple recuento histórico, pero el camino nunca fue simple o claro; estaba lleno de trampas y mensajes crípticos; fue el privilegio de sólo unos cuantos y de las circunstancias de sus tiempos.
Ahora llega Fox desde una alianza de oposición (PAN-PVEM) mediante una elección sumamente competida, plural y democrática, cuyos resultados a unas horas de terminados los comicios fueron aceptados indiscutiblemente, reconociendo de inmediato su triunfo, sin ningún regateo. Fenómeno de gran valor en estos tiempos, en especial después de las elecciones presidenciales estadounidenses, en donde a más de dos semanas de realizadas no hay vencedor y tampoco queda claro el camino para decidirse por un vencedor legítimo. Los contrastes de hoy.
Por ello vale analizar de manera breve el camino que siguió Fox desde su niñez, su adolescencia, su carrera profesional y empresarial, sus inclinaciones sociales, así como los factores y los personajes que influyeron para que eligiera caminar por la política, sus derrotas y triunfos, hasta el 1 de diciembre del 2000 en que se convertirá en el primer presidente constitucional de México que proviene de un partido opositor, el PAN.
Sus primeros años y juventud
Vicente Fox Quesada nació el 2 de julio de 1942, hijo de José Luis Fox Pont _de descendencia irlandesa_ y de Mercedes Quesada _circunstancialmente nacida en España_.
El ambiente en que se desenvolvió Vicente fue de clase media alta-ranchera. El prestigiado historiador Luis González González identifica a los rancheros de la región del Bajío como los representantes del folclor mexicano, es decir, para Estados Unidos lo que son sus cowboys. Es también una región que fue golpeada por la Revolución Mexicana y donde años más tarde se desarrollara ahí mismo el movimiento cristero o la contrarrevolución. Son tierras tradicionalistas, conservadoras, de católicos _Guanajuato es la entidad del país que tiene el mayor numero de católicos, con 98.2 por ciento, según él ultimo censo.
Fue un estudiante medio con problemas en conducta y en aprovechamiento, como la gran mayoría de jóvenes de esos tiempos. Fox fue sumamente deportista, jugaba futbol y le gustaban los toros; no fue muy noviero, según comenta él mismo. En esos tiempos sólo tuvo tres novias; el problema fue que al mismo tiempo. Él decía "que seguía siendo igual de corto para eso de las muchachas". En la Ibero se distinguía por ser el único que andaba de mezclilla.
Fox no se recibió al terminar su carrera ya que coincidió con que empezara a trabajar en Coca-Cola, y no fue sino hasta 1999 _es decir 35 años después de terminada su carrera_ que presentó su examen profesional para obtener el título de licenciado en administración de empresas por la Universidad Iberoamericana.
Actividades empresariales
Aunque el eje principal de las actividades de Fox fueron las empresas familiares que formaron tanto su abuelo como su padre y quedaron al frente los cinco hermanos, Vicente destacó empresarialmente en Coca-Cola, que fue su primer trabajo en el que empezó desde abajo, como detallista vendiendo el producto en las zonas en donde no había penetrado, con un salario mensual de tres mil pesos, viáticos de nueve pesos al día para las tres comidas y cuando requería quedarse en un hotel no podían ser más de 25 pesos. En esta actividad Fox tuvo la oportunidad de recorrer gran parte del territorio nacional.
En los primeros cinco años en Coca-Cola, Fox pasó de vendedor de ruta a supervisor, y después a gerente de Zona. Al poco tiempo fue nombrado gerente de operaciones a escala nacional, para de ahí pasar a la dirección de mercadotecnia, como a la vicepresidencia de la firma por cuatro años, para finalmente ocupar la presidencia de Coca-Cola de 1974 a 1979. Fue enviado posteriormente a la Universidad de Harvard a estudiar un diplomado en alta gerencia.
Fox vivió distante el movimiento estudiantil de 1968; tuvo algún contacto con el presidente Echeverría en la época en que quería nacionalizar las transnacionales, con el trato de la burocracia, pensando que "el nacionalismo a ultranza era sumamente negativo para el país", los efectos del "corporativismo político de la CTM o de la CROC ante las nuevas ideas de exportaciones, nuevos mercado y abrirse al exterior".
"Todos los países en el mundo fueron aprendiendo las lecciones de su propia historia y fueron evolucionando, todos menos México. Nunca hemos estado a tiempo: cuando fue el momento de democratizar, nunca nos democratizamos; cuando hubo que globalizar, nunca nos globalizamos, y cuando hubo que romper con los viejos y acartonados conceptos del nacionalismo, no lo hicimos. Todos estos cambios ocurrieron en la década de los setenta, ochenta y noventa, pero en México el mismo sistema se ha sostenido hasta el final del siglo. Eso nos ha sacado de la jugada mundial."
En su época en Coca-Cola presidió un patronato dedicado a establecer lugares de rehabilitación para drogadictos, alcohólicos, mujeres golpeadas o abandonadas. También fundó la casa-cuna Amigo Daniel y presidió el Patronato Loyola, que construyó la Universidad Iberoamericana en León.
El rancho San Cristóbal fue la base sobre la cual se desprendieron los negocios familiares. Al principio de la producción exclusiva de granos se evolucionó a las hortalizas, en donde se manejan dos líneas de producción: una de exportación especializada en brócoli, coliflor y chícharo, y la otra para el consumo nacional de papas. De ahí surgió la empresa Congelados Don José. Otra de las empresas más conocidas es Botas Fox, donde, como su nombre lo indica, fabricaban botas y calzado en general. Por esos tiempos se pusieron de moda las botas en todo el mundo, por lo que abrieron en Francia una distribuidora: International Fashion Shoe.
La pasión por la política
De nunca haberse preocupado por la política o ni siquiera pensar en su participación, hubo un hecho emblemático hace poco más de 13 años que cambió por completo su vida _y sin saberlo él en aquel entonces, la del país_, con una llamada telefónica de Manuel J. Clouthier, el 13 de noviembre de 1987, candidato a la Presidencia de la República por el PAN, quien lo invitó a participar activamente, diciéndole: "Siempre nos quejamos del sistema, de la deshonestidad y la corrupción, pero no hacemos nada por cambiarlo; hagamos algo ahora."
Después de pensarlo mucho y consultarlo con su familia, meses más tarde formaría parte del PAN y lanzaría su candidatura como diputado federal. Fox pasó a ser parte del nuevo grupo de empresarios que se integraron al blanquiazul, conocidos como los Bárbaros del Norte, que encabezaban Maquío _como le decían a Clouthier_, Ernesto Ruffo, Pancho Barrio, Fernando Canales y Rodolfo Elizondo, de los cuales al paso del tiempo prácticamente todos fueron gobernadores en sus estados.
La estrategia de Acción Nacional por esos días se concentró en ganar municipios y capitales estatales, nutriéndose de nuevos liderazgos emanados de los foros México en la Libertad, organizados por los centros patronales de la Coparmex y los Consejos Coordinadores Empresariales; de ahí muchos de ellos decidieron participar en la política para que su voz fuera escuchada. El principal reto del PAN era trasformarse en una organización más abierta y menos dogmática, como el camino para su fortalecimiento.
Desde la Secretaría de Gobernación, encabezada por Manuel Bartlett en 1986, con una operación llamada "fraude patriótico", trató de frenar a Francisco Barrio en Chihuahua, posteriormente en San Luis Potosí y Guanajuato. De ahí surgieron los movimientos de resistencia civil, pacífica y activa, así como todos los programas de "cuidado del voto", en el que participaron mujeres, jóvenes, amas de casa, universitarios, clases medias y empresarios.
El año de 1988 representó el parteaguas en la vida política de México, ya que la élite gobernante se resquebrajó. Chihuahua y los chihuahuenses fueron los que despertaron a todo el país al ganar la primera capital estatal por el PAN.
En este proceso, Vicente Fox se incorpora al PAN en 1987, con la influencia de figuras como Maquío y Luis H. ¦lvarez, este último dedicó toda su vida a la lucha por la democracia, contendiendo también por la Presidencia de la República.
Al llegar Fox al PAN, una de sus primeras actividades fue convocar a una junta de planeación estratégica, "pero rápidamente me di cuenta de que no sabían de qué se trataba y sobre todo de su utilidad". Para las elecciones presidenciales y locales de 1988 el PAN fue ganando terreno consistentemente, al grado de que Fox ganaría su primera elección a un puesto popular, como diputado federal en la LIV Legislatura y que al mismo tiempo se integró como coordinador del gabinete alternativo que formó Manuel Clouthier tras lo que consideraban "el fraude electoral de Carlos Salinas".
Del ingreso de Fox a su curul en San Lázaro comenta: "Ésta es la experiencia más grata que he tenido en mi vida, en donde aprendí durante tres años mucho de Carlos Castillo Peraza". Entre algunos de sus recuerdos más vivos está el de en esa legislatura se terminó con muchos mitos: "Antes jamas un diputado había asistido a las sesiones sin traje y corbata, y por primera vez muchos representantes del PAN y de lo que ahora es el PRD llegamos de pantalón de mezclilla y en mangas de camisa". Asimismo apunta que uno de los episodios que mejor recuerda fue "el proceso del Colegio Electoral, que fueron los 30 días más divertidos de toda mi vida. Por un lado estaba el PRI perfumado; por el otro se encontraba una chusma que se sublevó y le aventó al rostro _de los representantes de Salinas_ las boletas fraudulentas".
Por lo que es claro que 1988 marcó a Fox y de ahí se encuentran gran parte de las explicaciones de su propuesta política, su estrategia de marketing político, de la creación de Amigos de Fox y de la "sana distancia" con el PAN. Expresaba Fox por esa época: "En 1988, cuando finalmente tuvimos tirado al sistema y le pusimos el pie en el pescuezo, fuimos una bola de coyones y no le dimos el tiro de gracia cuando pudimos, en gran medida por una corriente de temerosos al interior del PAN. En ese momento se levantó el cadáver, se rasuró la cabeza, le crecieron orejas y en tres años se recuperó por completo", por lo que, según Fox, la sociedad pagó un alto costo por no haber agotado el proceso de la democracia.
Para 1991 Fox lanza su candidatura para contender por la gubernatura de Guanajuato, mediante un proceso de consulta a la partidaria, en donde obtuvo 92 por ciento de los votos de la asamblea integrada por cuatro mil 500 delegados. Como una estrategia sumamente efectiva, Fox creó una agrupación civil, Organización para la Liberación del Estado, que se encargó de reunir fondos por medio de rifas, colectas y actividades especiales que le permitieron financiar su campaña proselitista, independientemente del PAN; "fue un factor decisivo para mi triunfo en las urnas".
Fox se enfrentó a Porfirio Muñoz Ledo por parte del PRD, reclamando sus derechos de sangre, y a Ramón Aguirre, del PRI, que era amigo cercano a Salinas, perpetrándose el mayor de los fraudes electorales en la entidad. Los resultados fueron: Ramón Aguirre 53 por ciento de los votos y Fox en un lejano lugar con 35 por ciento de los sufragios, iniciándose un decidido proceso de resistencia civil con más de 700 actas con irregularidades; en otras 506 actas aparecía un mayor número de votos que ciudadanos enlistados en el padrón; 597 casillas "zapato", en donde en tres de ellas correspondían a donde vivía la familia de Fox y videos grabados con urnas llenas previas a la elección, entre muchas otras. Fue tan burdo el fraude que los propios especialistas del PRI comentaban: "Se le pasó la mano a Ramoncito, no es creíble... Es indefendible el caso de Guanajuato; lo ayudaron de más, les falló el cálculo", etcétera.
Al poco tiempo Aguirre presenta su renuncia en el CEN del PRI y Salinas reconoce que hubo irregularidades en el proceso, estando en la disposición de entregar el gobierno estatal a quien los panistas designaran, excepto a Vicente Fox. De esta manera se realizó la primera concertacesión de una gubernatura al PAN, que terminó llevando a Carlos Medina Plasencia al Ejecutivo estatal mediante la negociación de Diego Fernández en Los Pinos.
Este hecho llevó de regreso a Fox a las actividades de su rancho y los negocios familiares de 1991 a 1995, en que lo vuelven a convencer de regresar a la arena electoral y romper con "su huelga política que se había impuesto".
Por lo que a finales de 1994 y principios de 1995 se da el regreso de Fox a la política, al lograr que el PAN lo eligiera de nuevo como su candidato a la gubernatura, con mayor experiencia y un campo fértil. El contendiente del PRI fue el entonces senador Ignacio Vázquez Torres, de la vieja guardia, y los tradicionales recursos electorales (corporativismo, compra de votos, etcétera). Fox no tuvo problemas en la elección y salió triunfante con base en una estrategia de medios y contactos estrechos con la sociedad civil.
El 26 de junio Fox toma posesión como gobernador constitucional del estado de Guanajuato, con la presencia de Miguel Limón como representante del presidente Zedillo.
Ante un PRI desgastado, la administración zedillista tratando de librarse de los efectos de la crisis de 1995, una de las más profundas y severas que el país había enfrentado, así como la creciente perdida de posiciones políticas, Fox decidió en 1997 emprender el camino hacia Los Pinos. Toda la estrategia se centró en el 2 de julio para llegar a Los Pinos.
Después de un largo proceso de elecciones internas los partidos y de intentos por formar alianzas o coaliciones, había tres candidatos que se decía tenían posibilidades de ganar: Vicente Fox de la Alianza por el Cambio, Francisco Labastida por el PRI y Cuauhtémoc Cárdenas de la Alianza por México, aunque desde mayo sólo Fox y Labastida punteaban en las encuestas de opinión.
Los resultados oficiales fueron que Fox triunfó con 42.5 por ciento de los votos, frente a 36 por ciento de Labastida y 16.6 de Cárdenas.
De esta forma Fox, con cerca de 13 años de militancia en el PAN, con la experiencia de ser diputado federal y gobernador de Guanajuato y con el apoyo del PVEM, así como de organizaciones de la sociedad civil y votos utilitarios o de castigo de otros partidos, se resuelve la transición política democrática por la vía de la alternancia en el poder y hacen que Fox cumpla su sueño y voluntad de cambio de llegar a Los Pinos.